domingo, 3 de mayo de 2009

Elementos


El aire, elemento natural para la vida
se ve enrarecido cuando las dudas te asaltan
y las palabras que son aire entre nosotros
matan la esperanza de todos los orígenes

El agua que de manantial claro y refrescante
se ha convertido en una pista congelada
de estalactitas y estalagmitas punzantes, hirientes
que lastiman mi piel cuando intento atravesarlas

Volviendo a la tierra, la que embarra mis pies
que me hace sentir que volar es peligroso
sino se tiene sustento o por lo menos alma de pájaro
y como siempre volviendo al polvo que soy

Me incinero en mis propias fogatas ardientes.
Este fuego no sagrado me consume como leña seca,
pero al final de cada día, la rueda me gira hacia arriba
y el fénix que hay en mi, vierte su lagrima sanadora

1 comentario:

MAMEN... dijo...

Ese fénix te hace resurgir siempre¡¡¡;)

UN BESAZOOO TUCHII¡¡¡